Por primera vez, la Argentina produce en su propio territorio el principal medicamento contra la enfermedad de Chagas. Se trata del benznidazol, cuya patente había sido transferida desde una multinacional a un laboratorio público de Brasil. Pero la cadena de producción enfrentó problemas, tal como informó Clarín el 21 de octubre pasado. Ahora, en cambio, las personas afectadas por el parásito que causa la enfermedad de Chagas podrán acceder gratis al medicamento que ya empezó a ser elaborado por un consorcio entre el Ministerio de Salud de Nación, los laboratorios nacionales Elea y Maprimed (propiedad del Grupo Chemo y Roemmers) y la Fundación Mundo Sano, que preside Silvia Gold. Ya desarrollaron y están disponibles más de mil tratamientos.

Se calcula que un millón y medio de argentinos están infectados, y el titular de la cartera de salud, Juan Manzur, dijo ayer durante el anuncio en la Academia Nacional de Medicina que para combatir el Chagas, “están aumentando la inspección de las viviendas, capacitando a los médicos y, ahora también produciendo el remedio”.

Enlace a la nota