Mundo Sano en los medios

Celina Turchi Martelli: “La epidemia de zika fue una pesadilla; sentí que estábamos en medio de una guerra”

 

Profesión: epidemióloga

Edad: 64 años

Nació en Brasil. Se graduó como médica en la Universidad Federal de Goiás, y obtuvo un máster en epidemiología de la London School of Hygiene & Tropical Medicine. Fue la jefa del Microcephaly Epidemic Research Group, que testeó las hipótesis sobre la asociación entre el zika y la microcefalia.

La vida de la doctora Celina Turchi Martelli cambió para siempre una noche de septiembre de 2015. Ese día, la epidemióloga de la London School of Hygiene & Tropical Medicine con un doctorado en salud pública de la Universidad de São Paulo, recibió una llamada del Ministerio de Salud. Habían detectado que estaban naciendo muchos bebes con la cabeza pequeña y querían que averiguara qué estaba pasando.

“Recuerdo la primera semana que fui a las guardias de maternidad. Mi primera sensación fue que estábamos en medio de una guerra. Todos tenían esa extraña mirada. Las médicas infectólogas y los neuropediatras, las enfermeras y las madres… nadie podía entender qué estaba pasando -dice Turchi Martelli-. Ni en mi peor pesadilla imaginé que tendríamos que enfrentar una epidemia de microcefalia.”

Turchi Martelli, investigadora del Centro Aggeu Magalhães (dependiente del Instituto Fiocruz de Pernambuco) estuvo en Buenos Aires para participar del XVIII Simposio Internacional sobre Enfermedades Desatendidas, organizado por la Fundación Mundo Sano. Nacida en la región central de Brasil, se trasladó al Norte hace diez años. Allí la sorprendió la epidemia que conmovió al mundo y se convirtió en jefa del equipo que mostró la asociación entre el zika y la microcefalia. El año pasado, la revista Time la incluyó entre las personalidades más influyentes del planeta y Nature la consideró una de los diez científicos más relevantes del año.

“En 2015, todos los medios tenían titulares diciendo que había que prestar atención al dengue -recuerda-. Teníamos 1.500.000 casos y casi 900 muertes. Después vino la advertencia de la OPS sobre la inminente llegada del chikungunya. Todo el mundo estaba preocupado por el chikungunya y el dengue. Cuando un laboratorio identificó el zika, el Ministerio de Salud primero dijo «Esto no es importante, se va a ir solo». Pero seis meses más tarde empezaron a nacer los chicos con sus cerebros pequeños. Llegar a las guardias, donde normalmente veían 9 a 10 casos por año, y que en el pico de la epidemiallegaron a tener 30 a 40 casos por semana, cuatro o cinco por día… Era espantoso.”

-En un primer momento, hubo muchas dudas sobre las causas de la microcefalia. Entre otras cosas, se barajó la posibilidad de que se debiera a los larvicidas que se usaban para combatir al mosquito Aedes aegypti, o a la infección cruzada entre dengue y zika. ¿Qué evidencias encontraron para respaldar una relación causal?

-Existen criterios que nos permitieron sustentar esta hipótesis. El primero es la temporalidad: los bebes con malformaciones nacieron alrededor de seis meses después de la gran epidemia de zika, de modo que había una coincidencia temporal. Segundo, hicimos un estudio caso/control en el que comparamos a recién nacidos con y sin microcefalia, y sólo los primeros tenían el virus. Para marzo de 2016, ya había bastante consenso de que esto era algo nuevo, porque sabíamos que el virus podía causar un montón de cosas, pero no síndrome de zika congénito, que no sólo es microcefalia, sino también trastornos auditivos, visuales… Fue inquietante. Porque una enfermedad congénita, transmitida por virus, en un contexto urbano, es verdaderamente impredecible.

-En Colombia se siguió a 12.000 embarazadas que tuvieron el virus y sin embargo no hubo tantos casos de microcefalia.

-En Colombia fue muy diferente. Es un país donde el aborto terapéutico es legal y ya sabían sobre estas complicaciones, así que no estamos seguros de que no hubieran tantos casos o que no hubieran puesto en práctica otras medidas de control antes de que los bebes nacieran.

-Hay otros virus que causan microcefalia…

-Así es: rubeola, citomegalovirus… Y lo primero que pensamos fue que la microcefalia podía deberse a alguno de ellos. Pero buscamos toxoplasmosis, sífilis y otras infecciones, y los resultados fueron negativos. Es cierto que los genetistas eran escépticos. Creo que es bueno que la ciencia exija pruebas.

-¿Y qué pasa ahora, por qué este año no hay microcefalia?

-Hay algunos casos de síndrome de zika congénito, pero en números mucho menores. Es algo esperable, si uno piensa que es una enfermedad transmitida por vectores. Está la estacionalidad, y si uno tiene una gran ola en un país, luego hay que esperar a que haya más susceptibles [personas sin anticuerpos para el virus] en esa población. También hay que considerar que hubo estrategias de control, la gente está más alerta. El primer año después de la epidemia incluso bajó la tasa de fertilidad.

-¿Deberíamos esperar otro brote epidémico?

-Es una pregunta difícil de responder. Hay que mantener la vigilancia y los sistemas de monitoreo.

-¿Qué aprendizaje dejó esta experiencia?

-Esta fue la primera epidemia con redes sociales. Todo el mundo mandaba mensajes de whatsapp y cada uno tenía una hipótesis diferente. Buenas ideas, pero también fake news. Tuvimos que seguir todas las huellas… La primera lección de salud pública que sacamos de esto es que no hay que subestimar a ningún virus cuando infecta a una población sin defensas, y a un grupo urbano grande. Y para nosotros, los científicos, lo más importante es que tuvimos que cooperar. Fue algo muy diferente de lo usual, porque como científicos tenemos que competir entre nosotros, pero estábamos en una situación en la que los funcionarios venían a pedirnos respuestas. Empezamos a trabajar juntos muy rápido, a compartir datos, protocolos. Tuvimos que aprender a hacer las cosas al revés de cómo veníamos haciéndolas.

Nota completa: http://www.lanacion.com.ar/2083781-celina-turchi-martelli-la-epidemia-de-zika-fue-una-pesadilla-senti-que-estabamos-en-medio-de-una-guerra 

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Mundo Sano en los medios

Científicos del CONICET expusieron en el Simposio Internacional sobre Enfermedades Desatendidas

 

Presentaron sus ponencias sobre Chagas, dengue y chikungunya, ejemplos de estas patologías que afectan a las poblaciones con menor acceso a servicios de salud.

Científicos del CONICET participaron del XVIII Simposio Internacional Sobre Enfermedades Desatendidas, en Buenos Aires, organizado por la Fundación Mundo Sano, en el cual expusieron sobre las principales problemáticas en Chagas, Dengue, Chikungunyay Zika, entre otras.

Las enfermedades desatendidas, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), son un conjunto de patologías infecciosas que afectan a las poblaciones más relegadas en cuanto al acceso a servicios de salud.

Enfermedad de Chagas

Jaime Altcheh, investigador principal del Consejo en el Instituto Multidisciplinario de Investigaciones en Patologías Pediátricas (IMIPP), y  jefe del servicio de Parasitología y Chagas del Hospital de Niños “Dr. Ricardo Gutiérrez”, que abordó la temática “Experiencia en el Tratamiento del Chagas Pediátrico”. “Los niños son diferentes respuestas terapéuticas y perfiles de eventos adversos que son más leves entre más joven sea el paciente. El mayor problema en la terapia es la formulación de los medicamentos. En nuestro servicio tenemos un plan de desarrollo en este sentido, hacemos ensayos clínicos y estudios farmacocinéticos en niños y adultos y participamos activamente en los registros para organismos internacionales”, explicó.

Además consideró un logro de la comunidad que el paciente ocupe un lugar central desplazando al vector -la vinchuca- como centro de las discusiones. “La mayor parte de los pacientes infectados están en las grandes ciudades”, agregó.

A continuación. Alejandro Schijman del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular, (INGEBI- CONICET), explicó las técnicas de diagnóstico molecular del chagas congénito -que se presenta durante la gestación-. “Es importante para nosotros poder aportar nuevas herramientas desde la biología molecular para ayudar a que se cumplan los objetivos de esta iniciativa”.

“Las herramientas de biología molecular lo que pretenden es mejorar la detección temprana de la infección congénita, trabajando sobre todo con las propiedades de las técnicas moleculares de la alta especificidad y de alta sensibilidad. Una es la PCR (reacción en cadena de la polimerasa) y sus variantes y el otro es el LAMP (amplificación isotérmica mediada por asas (que es más nuevo y de más desarrollo)”, explica.

La Dra. Paula Sartor, Coordinadora Técnica del Programa de Chagas del Ministerio de Salud de la Nación, presente en el seminario explicó que “en Argentina existen aproximadamente 1,5 millones de personas infectadas por Trypanosoma cruzi. De ellas, aproximadamente 380 mil padecerían cardiopatías, capaces de provocar la muerte”. Y se estima que “cada año nacen 1300 niños infectados por transmisión congénita”.

La Presidente de la Fundación Mundo Sano, Silvia Gold, se refirió a la reciente aprobación por la FDA (Food and Drugs Administration) de una de las principales drogas, el Benznidazol, para tratamiento de Chagas en niños: “Este es un hecho histórico, que pone en la agenda internacional a esta enfermedad y olvidada”, afirmó

Desarrollo y transmisión del Dengue, Chikungunya y Zika

En la segunda jornada se hizo espacio para la discusión y la presentación de los avances en las investigaciones y tratamientos de las enfermedades transmitidas por mosquito , la apertura estuvo a cargo del asesor regional de Entomología en Salud Pública de la OPS, y explicó que la presencia del mosquito Aedes Aegypti “transmite cuatro enfermedades de la región, y el riesgo está en casi todos los países”.

En su intervención especial Nicolás Schweigmann, investigador independiente del CONICET,  y profesor adjunto en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, presentó “Los errores conceptuales que favorecen la proliferación del Aedes Aegypti”, en la cual hizo hincapié en que la acción más importante no es la fumigación, sino que la acción coordinada del control de la proliferación del vector. “Si uno ve un Aedes aegypti adulto, debe hacer una ‘búsqueda del tesoro’ en la manzana para encontrar el criadero, porque estará dentro de un radio de 45 metros. Hay que eliminar los huevos y larvas”, aconsejó.

Por último Laura Harburguer, investigadora asistente del CONICET en el Centro de Investigaciones de Plagas e Insecticidas (CIPEIN, CONICET-CITEDEF), abordó la situación de la resistencia a insecticidas en los mosquitos a nivel nacional. Una cuestión debatida intensamente durantes la jornada por distintos especialista.

Ver nota: http://www.conicet.gov.ar/cientificos-del-conicet-expusieron-en-el-simposio-internacional-sobre-enfermedades-desatendidas/

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Mundo Sano en los medios

Enfermedades desatendidas: el Chagas en el centro de la escena

 

Se realizó el XVIII Simposio Internacional Sobre Enfermedades Desatendidas, organizado por la Fundación Mundo Sano, en donde se hizo foco en el Chagas, Zika y Dengue. Los detalles

Las enfermedades desatendidas son principalmente enfermedades infecciosas que proliferan en entornos empobrecidos, especialmente en el ambiente caluroso y húmedo de los climas tropicales.

Según establece la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayoría son enfermedades parasitarias transmitidas por insectos, como mosquitos, simúlidos, flebótomos, la mosca tsetsé, la vinchuca y las llamadas moscas de suciedad. Otras se propagan por el agua contaminada y el suelo infestado por huevos de gusanos.

Los ciclos de transmisión se perpetúan por efecto de la contaminación ambiental, y esta se ve perpetuada a su vez por las malas condiciones de vida y de higiene.

Trabajar cada día más para hacerle frente a las enfermedades desatendidas, por numerosas razones. Esa fue la propuesta que llevan adelante numerosos científicos, funcionarios, profesionales y técnicos nacionales e internacionales todos los años desde 1997.

Así, la semana última tuvo lugar en Buenos Aires, el XVIII Simposio Internacional Sobre Enfermedades Desatendidas organizado por la Fundación Mundo Sano, donde en un escenario académico, se discutieron y presentaron estrategias para enfrentar los desafíos planteados por las enfermedades desatendidas presentes en la región.

Para la edición de este año la propuesta fue presentar una mirada integral sobre las enfermedades transmitidas por Aedes aegypti y el control de las enfermedades zoonóticas haciendo foco en la enfermedad de Chagas.

Sobre la enfermedad de Chagas, que tiene cura en nueve de cada diez niños cuando se trata durante la fase aguda, y en siete de cada diez tratados en la fase crónica, la doctora Paula Sartor, Coordinadora Técnica del Programa de Chagas del Ministerio de Salud de la Nación, explicó que en Argentina existen aproximadamente 1,5 millones de personas infectadas por Trypanosoma cruzi.

“De ellas, aproximadamente 380 mil padecerían cardiopatías, capaces de provocar la muerte. Y se estima que cada año nacen 1300 niños infectados por transmisión congénita”, explicó Sartor y enfatizó que detectar la transmisión de Chagas de madre a hijo, es el siguiente paso para controlar esta enfermedad olvidada.

Los controles durante el embarazo y en lactantes pueden permitir la detección oportuna y el tratamiento de la enfermedad de Chagas, una infección que en tres de cada diez personas puede causar una grave enfermedad cardíaca y trastornos en el sistema digestivo.

-El diagnóstico en mujeres embarazadas y bebés permite un tratamiento oportuno.

-Nueve de cada diez niños tratados tempranamente se curan, mientras que, sin tratamiento, cerca del 30% desarrollarán patología cardíaca o digestiva.

-Uno de cada 25 argentinos tiene Chagas.

-Durante un encuentro celebrado en Buenos Aires, especialistas de diversas partes del mundo compartieron avances en el manejo de ésta y otras afecciones que continúan siendo un desafío en América Latina.

El doctor Jaime Altcheh, Investigador principal CONICET y Jefe del Servicio de Parasitología y Chagas del Hospital de Niños R. Gutiérrez, explicó que en Argentina se hace el tamizaje universal en embarazadas y en bebés de ocho meses para detectar Chagas y se está trabajando en un documento marco para hacerlo en la región.

“También trabajamos en instaurar una pauta para tratar a las mujeres y niñas en edad fértil, con el fin de reducir la transmisión de madre a hijo durante el embarazo; en nuestro país estamos hablando de unas 450 mil mujeres y niñas”, comentó el experto, quien también es director del Centro Colaborador en Chagas Pediátrico OPS/OMS.

El experto aseguró que en términos sanitarios, humanos y económicos, “tratar la infección por Chagas es muchísimo más beneficioso y económico que tratar una cardiomiopatía chagásica”.

No obstante, los controles obstétricos no estarían alcanzando a la población objetivo y es necesario realizar mayores esfuerzos en ese sentido. El licenciado Marcelo Abril, director ejecutivo de la Fundación Mundo Sano, enfatizó que el diagnóstico y el tratamiento del Chagas son gratuitos en Argentina y sin embargo es una minoría la que accede al tratamiento. “Es importante que los médicos piensen en la posibilidad de Chagas en la consulta, cuando ven a un paciente con síntomas compatibles con esta infección, porque nuestro país es el que tiene más afectados por Chagas en el mundo”, precisó Abril.

Al analizar el impacto que tiene esta enfermedad, no sólo sobre la salud pública, sino también en el aspecto socio-económico, la doctora Zulma Cucunubá Pérez, Post-doctoral Fellow del Departamento de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del Imperial College London, Reino Unido, declaró: “En un estudio que hicimos en Colombia reveló que la enfermedad le cuesta a dicho país unos 24 millones de dólares al año en gastos sanitarios, de los cuales la mayor parte corresponden a la atención de cardiopatías leves y moderadas, dado que el volumen de pacientes es mayor. El 70% de los costos se originan en la atención ambulatoria”.

Según la especialista, “el riesgo de desarrollar cardiopatía en la población general es de 1,8%, mientras que en el paciente con Chagas, el riesgo se cuadriplica”, lo que refuerza la necesidad de tratar la infección.

En lo que respecta a tratamiento, la doctora Silvia Gold, Presidente de la Fundación Mundo Sano, compartió la satisfacción de haber logrado que el benznidazol, desarrollado en Argentina, haya sido aceptado recientemente por la Food and Drug Administration (FDA) de Norteamérica para el tratamiento de Chagas en niños.

“Este es un hecho histórico, que reconoce que el Chagas es un problema de salud pública también en EE.UU, que pone en la agenda internacional a esta enfermedad y olvidada. El benznidazol tiene carácter de droga huérfana, y en este contexto nuestro objetivo es asegurar que se mantenga en el tiempo a un precio accesible y sustentable, es decir garantizar disponibilidad, para que todos los que lo necesiten puedan acceder a él”, afirmó.

Sobre la enfermedad de Chagas

La enfermedad de Chagas es la más frecuente de las enfermedades tropicales transmisibles en América Latina, y está estrechamente vinculada con la pobreza. Es una patología endémica en 21 países de las Américas, aunque las migraciones de personas infectadas pueden llevarla a países no endémicos de América y el Mundo. En los Estados Unidos, por ejemplo, se calcula que ya hay al menos 300 mil casos.

Se trata de una afección sistémica y crónica que puede causar problemas de corazón y del aparato digestivo, con síntomas como mareo, desmayos, palpitaciones, dolor en el pecho, fatiga, estreñimiento y otros.

La infección es producida por el parásito Trypanosoma cruzi, que se transmite a través de un insecto, la vinchuca. Cuando una vinchuca infectada pica a una persona, se alimenta de sangre e inmediatamente defeca sobre la piel.

Al rascarse, la persona provoca lesiones que facilitan el ingreso del parásito al organismo. La infección también se puede transmitir a través de transfusiones de sangre infectada o trasplantes de órganos infectados. Durante el embarazo, una mujer infectada puede transmitir la enfermedad a su hijo por nacer.

Ver nota: https://www.infobae.com/salud/2017/10/12/enfermedades-desatendidas-el-chagas-en-el-centro-de-la-escena/

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Mundo Sano en los medios

Es tiempo de tirar cacharros y prevenir el dengue

 

El verano se acerca y es imprescindible eliminar todo objeto que sirva de criadero para el mosquito.

El Aedes aegypti transmite dengue, zika y chikungunya.

No demores más las tareas de prevención: los mosquitos han empezado a zumbar, lo que significa que dengue, chikungunya y zika pueden estar acechando. Las cifras del año pasado son preocupantes: hubo 2,3 millones de casos de dengue y 220.000 de zika, lo que las hace un desafío para la Salud Pública, pero también para la población. Por eso, especialistas de todo el mundo analizaron cómo enfrentarlos durante el XVIII Simposio Internacional Sobre Enfermedades Desatendidas, organizado por la Fundación Mundo Sano.

Haroldo Bezerra, asesor de Entomología en Salud Pública de OPS/OMS, recordó que un solo vector, el mosquito Aedes aegypti, transmite las tres enfermedades (además de la fiebre amarilla), que el riesgo está en casi todos los países, y que el Noroeste es una de las zonas “calientes”.

“La prevención requiere múltiples esfuerzos,” precisó Marcelo Abril, director ejecutivo de Mundo Sano, e insistió en que al trabajo del Estado es necesario sumar el de la población

Menos mosquitos significa menor riesgo, y sabemos que la fumigación no es suficiente. “Si uno ve un Aedes aegypti adulto, debe buscar en el barrio y encontrar el criadero, que estará dentro de un radio de 45 metros. Hay que eliminar huevos y larvas”, aconsejó Nicolás Schweigmann, investigador del Conicet y profesor adjunto en la UBA. Huevos y larvas se hallarán en lugares sombríos y húmedos, donde cualquier elemento capaz de acumular agua puede convertirse en un criadero. Y además, hay que protegerse desde “el exterior”, con repelentes, mosquiteros y ropas adecuadas (en el caso del zika, se agregan los preservativos, ya que también se transmite por vía sexual), porque no existen vacunas. “Se están investigando vacunas contra el zika y el dengue, pero su desarrollo lleva muchos años y tiene muchas dificultades”, comentó Andrea Vicari, asesor regional en Enfermedades Epidémicas de OPS/OMS.

Ver nota: http://www.lagaceta.com.ar/nota/747921/actualidad/tiempo-tirar-cacharros-prevenir-dengue.html

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Noticias Mundo Sano

Abordaje sanitario integral para áreas de riesgo y comunidades vulnerables

 

Entre el 4 y el 8 de septiembre colaboramos con el dictado de la primera edición del curso “Abordaje sanitario integral para áreas de riesgo y comunidades vulnerables”, una iniciativa conjunta de la Asociación para el Desarrollo Sanitario Regional –ADESAR-, el CEMPRA-Medicina Tropical del Hospital de Enfermedades Infecciosas F.J. Muñiz y la Universidad Nacional de San Antonio de Areco; que además cuenta con la participación de CEMIC, Instituto de Microbiología y parasitología Médica UBA -CONICET, el Instituto de Investigación de Enfermedades Tropicales de la Universidad Nacional de Salta-Sede Orán, el Laboratorio Domeq y Lafage del Hospital Alemán de Buenos Aires y la Fundación Mundo Sano.

Manuel Espinosa y Diego Weinberg, del equipo de programas y proyectos de Mundo Sano, dictaron tres módulos sobre uso de Sistemas de Información Geográfica, Biología de Aedes aegypti  y Acciones integrales para control vectorial del Chagas.

El curso, que contó con una matrícula de 18 profesionales de la salud que se desempeñan, tienen a su cargo o participan de proyectos o acciones en diversos escenarios de alto riesgo sanitario.

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Noticias Mundo Sano

Mundo Sano previene Dengue en la 10° edición de la Maratón Solidaria Arauco

 

Este año participamos de la 10° Maratón Solidaria de Arauco que se llevó a cabo el 2 de septiembre en la Costanera de El Dorado (Misiones) para realizar una acción informativa sobre la prevención de Dengue. A partir de la instalación de un stand entregamos material sobre esta enfermedad referido a síntomas, cuidados básicos y recomendaciones para evitar la transmisión; repartimos repelentes donados por SC Johnson & Son y explicamos el comportamiento del mosquito a través de muestras de larvas de Aedes aegypti.

Esta edición de la maratón rompió el record en cantidad de participantes (concurrieron 5000 personas), fue organizada por el “Voluntariado Arauco” e incluyó una carrera de 1 km. para alumnos de escuelas primarias, otra para colegios secundarios de 3 km. y una carrera general de 5 km. en la que corrieron cerca de 3000 personas de todo el país.

El evento incluyó también una fiesta para las familias de los corredores y la comunidad de El Dorado que tuvo como objetivo colaborar las 170 escuelas que participaron del encuentro, además del Hogar de ancianos Sagrada Familia de Puerto Esperanza, el Hospital de área de Puerto Piray y de Puerto Libertad, la Asociación de bomberos voluntarios de Eldorado, la Asociación de lucha contra el cáncer de El Dorado y el Hogar de ancianos Hermana Asunta, Wanda.

Para mayor información:

http://www.elterritorio.com.ar/nota4.aspx?c=0884377920892335

http://www.nortemisionero.com.ar/index.php/eldorado/141-eldo-destacados/2796-record-de-participantes-en-la-maraton-solidaria-de-arauco

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >
Noticias Mundo Sano

Es probable que en el 2015 tengamos en Argentina los primeros casos autóctonos de Chikungunya

 

Este virus de origen africano ya se extendió a Europa, América central, Venezuela y Brasil. En Argentina se han registrado casos de pacientes infectados, provenientes del exterior. Pero existe el riesgo de que en poco tiempo haya casos autóctonos. Lo transmite el mismo mosquito que el dengue. Cuáles son sus riesgos, sus síntomas y cómo prevenirlo.

El “Chikungunya” es un virus que provoca una enfermedad cuyos síntomas fueron descriptos durante la década del ´50, cuando se identificaron en África los primeros casos. “La palabra proviene de un dialecto hablado en la región donde fue aislado el patógeno. Y provoca una fiebre cuyos dolores son tan agudos que hacen encorvar a la persona que lo sufre. Justamente significa aquel que se encorva, explica la doctora Delia Enría, Directora del Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas, Doctor Julio Maiztegui, dependiente del ANLIS, en Argentina.

Según los infectólogos es un virus emergente que, normalmente, circulaba en las zonas silvestres de África, hospedado en diversas especies animales. “Pero cuando el hombre se introdujo en esas regiones alejadas, por circunstancias como conflictos armados y hambrunas, saltó de los reservorios salvajes al hombre” detalla el doctor Alfredo Seijo, Jefe del Servicio de Zoonosis del Hospital de Infecciosas Francisco Muñiz, de la ciudad de Buenos Aires.

Y agrega: “en las primeros años fue un problema local, pero en poco tiempo se volvió un tema global”. En 2007 aparecieron pacientes en Italia y en el 2013 se lo identificó en República Dominicana y en Haití. Hoy, ya hay gran cantidad de casos autóctonos en El Salvador, Colombia, Venezuela y el norte de Brasil.

El Chikungunya comparte el mismo vector de transmisión que el dengue -el mosquito Aedes Aegypti-. Sin embargo se propaga en forma muy diferente: “el dengue tuvo una expansión lenta ya que se extendió por los países de América a lo largo de una década. En cambio el Chikungunya ‘crece’ y ‘salta’ en forma explosiva de país a país”, se preocupó Seijó.

 La situación en Argentina

Argentina, por ahora, está ubicada en la lista de las naciones que registran casos entre turistas que viajaron, por ejemplo a República Dominicana, donde fueron picados por mosquitos que contenían el virus y la enfermedad se expresó tras su regreso. Es lo que los epidemiólogos denominan “casos importados”.

Y es muy importante distinguir estos casos de los “autóctonos”, que ocurren cuando hay circulación viral en el país. Desde el punto de vista epidemiológico, esta situación es mucho más compleja y peligrosa para la salud pública.

“Actualmente, en base a los informes sobre el avance de esta enfermedad, es probable que -ya en 2015- comencemos a encontrar casos autóctonos de personas contagiadas con virus Chikungunya en Argentina”, pronosticó Seijó.

 En eso coincide la doctora Enría: “La salud pública corre un riesgo importante, ya que es un virus que tiene una expansión explosiva. Y genera un cuadro de síntomas que pueden afectar mucho a la persona infectada por períodos de hasta cuatro semanas, al punto de hacer colapsar un sistema de salud pública no preparado”.

Ante este panorama una de las prioridades fijadas por las autoridades sanitarias es detectar su presencia lo antes posible. “En el Instituto Maiztegui ya hemos puesto a punto técnicas para identificarlo y las estamos difundiendo por todo el país. La idea es que toda la Red Nacional de Laboratorios que hoy ya pueden hacer diagnósticos de dengue también estén en condiciones de identificar casos de Chikungunya”.

Prevención

Las precauciones contra este virus son similares a las que suelen darse para protegerse contra el dengue.

Marcelo Abril, Director de Programas y Proyectos de la Fundación Mundo Sano detalló que “la transmisión del Chikungunya es muy similar a la del dengue y -como por ahora no hay vacunas preventivas- la conducta preventiva recomendada es evitar las picaduras de mosquito.”

Para quienes viajan por zonas endémicas, las mejores opciones para protegerse son:

– Evitar las picaduras.

– Usar mangas y pantalones largos con zapatos cerrados,

– Colocarse frecuentemente repelente de mosquitos.

– Utilizar telas mosquiteras en los hogares.

– Consultar ante una fiebre alta y dolores articulares.

– No automedicarse.

La doctora Enría agregó que hay que estar atentos durante 1 a 3 semanas tras regresar de alguna zona endémica, porque ese es el tiempo normal de incubación.

“Los síntomas más comunes son fiebre alta y dolores articulares severos y si éstos aparecen sobre todo tras un viaje, hay que evitar tomar analgésicos y consultar con el médico. También es bueno comentarle que se estuvo en alguna región con circulación del virus, para simplificar el diagnóstico.”

“Pero para combatir el problema de base de la llegada de este virus, lo central –tal como ocurre con el dengue- es evitar la formación de criaderos de mosquitos que se forman sobre el agua estancada. Y para eso hay que descacharrar los patios y las zonas aledañas a las viviendas”, resumió Abril, de la Fundación Mundo Sano. El experto agregó: “esta prevención debe ser un trabajo central de la comunidad porque al reducir los criaderos de mosquitos que transmiten el dengue, también estamos ayudando a luchar contra el Chikungunya.”

Descargar infografía: Medidas de prevención. Click Aquí

Te puede interesar

Feb, 2019

Deporte, Niñez y Chagas: Promoción del Control de la Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco

Deporte, Niñez y Chagas es una iniciativa de cooperación técnica fruto del convenio entre la Fundación Mundo Sano y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en su calidad de Administrador del Fondo Especial Japonés para la Reducción de la Pobreza. El proyecto busca disminuir el impacto del Chagas en comunidades de Argentina, Bolivia y Paraguay, […]

Ver más >