Es una enfermedad emblemática que toca muy especialmente a los argentinos. La prevalencia en el país es muy alta: alrededor de un millón y medio de infectados. Por distintas razones, existe un enorme sub-diagnóstico del mal y, por lo tanto, una dramática falta de acceso al tratamiento.

Cada 14 de abril se conmemora del Día internacional de la lucha contra el Chagas, en homenaje al doctor Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico e investigador brasileño, que en 1909 describió la enfermedad que lleva su nombre.

La Fundación Mundo Sano trabaja en mejorar el acceso a la salud de las personas afectadas por las enfermedades desatendidas. La más emblemática en Argentina es la enfermedad de Chagas, una parasitosis que se transmite frecuentemente a través de la picadura de un insecto llamado comúnmente vinchuca. También puede trasmitirse por transfusiones de sangre, por trasplantes de órganos, ambas formas muy controladas actualmente, y la forma más sensible de transmisión, de la madre infectada a su bebé durante el embarazo.

La persona infectada puede permanecer asintomática durante mucho tiempo, pero aproximadamente una de cada tres desarrollará una enfermedad severa. La más común es una cardiopatía, aunque también puede manifestarse como una patología del aparato digestivo.

Desde la fundación investigamos directamente en el terreno, con el objetivo de generar conocimiento que sea útil para quienes deciden políticas públicas. Desde ese lugar, hace 24 años que tratamos de entender las barreras que impiden que las personas accedan al tratamiento. ¿Por qué, si el tratamiento existe, no llega? A lo largo de todos estos años de investigación y trabajo encontramos que las barreras son muchas y complejas. En un principio creíamos que con conocimiento y voluntad política bastaba, pero luego nos dimos cuenta de que no es así: esto es indispensable pero no suficiente. La inercia de la desatención es grande y lleva mucho trabajo y mucha perseverancia modificarla.

Sin embargo, pese a las dificultades y los aspectos pendientes, el balance es positivo. Varias de estas barreras se han ido superando. En primer lugar, el medicamento, que en un comienzo no estaba disponible en Argentina, hoy se produce en el país, lo que asegura su disponibilidad. En segundo lugar, existen guías de tratamiento del paciente consensuadas por todos los líderes de opinión. Y en tercer lugar, se ha sancionado la Ley de Prevención y Control del Chagas (26.281) que, si bien no siempre se aplica, constituye un marco adecuado para avanzar en el trabajo.

 

Aún falta mucho

 

Es indispensable, antes que nada, que la enfermedad reciba tratamiento en el primer nivel de atención. Y para ello todavía es preciso dar pasos fundamentales.

Es necesario que los médicos actualicen su formación de modo de poder atender a los pacientes en sus consultorios. Nuestra experiencia de trabajo en La Plata, en donde desde hace ya más de cinco años implementamos, en colaboración con la Municipalidad, un programa de atención de Chagas a nivel primario, nos demuestra que es posible.

Además, para que el mensaje llegue a toda la comunidad médica es esencial comprometer a las sociedades de profesionales de la salud. En este sentido, el año pasado diferentes asociaciones elaboraron un documento que analiza las principales barreras y desafíos con respecto al diagnóstico, manejo preventivo y tratamiento de la enfermedad. Es importante que se hable de Chagas en las reuniones y congresos de pediatría, cardiología y otras especialidades, pero sobre todo en ginecología y obstetricia. Los estudios son, en este punto, contundentes: oportunamente tratada, la madre no trasmite la enfermedad a su bebé.

También es muy importante que los pacientes sepan que esta enfermedad, que suele generar mucho temor, tiene un tratamiento efectivo.
El Día Mundial de Lucha contra el Chagas nos debe invitar a reflexionar y seguir trabajando. Desde Mundo Sano, partimos de una idea fundamental: hoy están dadas las condiciones para cambiar la historia de la enfermedad. Pero creemos que ésto requiere del esfuerzo de todos, y que participar en la divulgación de las enfermedades desatendidas es una forma hacer una diferencia. Para todos los que quieran contribuir a la concientización de esta enfermedad, pueden sumarse esta semana con el hashtag #NiñezsinChagas. Allí los esperamos para cambiar la realidad de una problemática que afecta a entre 7 y 9 millones de habitantes en todo el planeta.

(*) Presidente de la Fundación Mundo Sano, creada en 1993. Es una fundación de Grupo Insud cuya visión es transformar la realidad de las poblaciones afectadas por enfermedades desatendidas como: Chagas, Geoparasitosis, Leishmaniasis, Hidatidosis y las transmitidas por mosquitos como el Dengue, Zika y Chikungunya.

Fuente: http://www.mercado.com.ar/notas/mercado-plus/8023938/por-una-niez-sin-chagas