Julie Jacobson es directora de los Programas de Salud Global y Enfermedades Tropicales Desatendidas de la Fundación Bill & Melinda Gates. Su gran desafío es cómo convertir la enorme capacidad de movilización de recursos que tiene la Fundación en una solución a las enfermedades desatendidas, aquellas que reciben poca atención y se ven postergadas en los planes de salud pública. Esta semana, la experta visitó Buenos Aires para exponer sobre la gran apuesta de Gates para este año: la iniciativa Unidos para Combatir las Enfermedades Desatendidas (Uniting to Combat NTDs) cuyo objetivo es erradicar estos males para 2020.

El lanzamiento de este proyecto fue en Londres, en enero pasado, cuando Gates logró unir a las trece mayores compañías farmacéuticas del mundo y a los gobiernos de Inglaterra y los EE.UU., y eligió a varias ONG que trabajan en el tema para que se sumaran. Entre ellas, la única organización de la sociedad civil latinoamericana es Mundo Sano, que realizó esta semana el simposio donde participó Jacobson.“Estas enfermedades son las más comunes y más devastadoras de todo el mundo. Además de su mortalidad, son dolorosas y estigmatizan a quienes las padecen”, dijo Jacobson ante unos 400 expertos en salud de la región. A partir de la iniciativa se establecieron metas para lograr en 2020 el control o la erradicación de la dracunculiasis y la filariasis linfática (enfermedades parasitarias deformativas), la enfermedad del sueño y la lepra, y avances en la reducción de la enfermedad de Chagas, entre otras.

“Lo más importante es que sellamos una estrategia conjunta, empezamos a entender que todos tenemos objetivos comunes: vivir con el afecto de quienes nos rodean, con salud y bienestar. Necesitamos aunar los recursos para atender las particularidades de cada región. Y en este camino, América tiene una gran oportunidad de liderar el desafío”, señaló Jacobson a PERFIL.

La ONG Mundo Sano –presidida por Silvia Gold–, se sumó a la iniciativa con el Proyecto Desafío, que desarrollará tareas de investigación, prevención y asistencia, incluyendo el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Chagas y las geohelmintiasis (parasitosis transmitidas por el contacto con el suelo). En los próximos años, la ONG implementará su trabajo en Argentina y luego en otros países de la región.

Dentro de los principales objetivos del proyecto global está sostener o expandir los programas de donación de drogas existentes para cubrir demandas hasta el año 2020; compartir la experiencia y las bibliotecas de compuestos para acelerar la investigación y el desarrollo de nuevas drogas y ofrecer más de US$ 785 millones en apoyo a los esfuerzos de investigación y desarrollo. Para lograr estos objetivos, la iniciativa busca que los países donde estas enfermedades son endémicas se sumen a las discusiones. Con ese foco, se agendó un encuentro en Washington D.C.,el próximo 16 de noviembre. Allí plantearán avances y dificultades para prevenir y tratar las enfermedades desatendidas.

Enlace a la nota