La viceconsejera de Ordenación Sanitaria e Infraestructuras de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Belén Prado, inauguró la V Jornada de Inmigración y Salud, organizada por la Unidad de Medicina Tropical del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, que cumple 25 años. La jornada se centró en las novedades que se han producido en el diagnóstico y el manejo de la enfermedad de Chagas, así como en el género del paciente, ya que la transmisión más frecuente es de madres a hijos durante el embarazo. Estas Jornadas se realizan en colaboración con las ONG’s “Mundo Sano” y “Salud entre Culturas”.
España es el país de la Unión Europea donde hay más ciudadanos afectados por esta enfermedad tropical, que es endémica en Bolivia y en algunas regiones de Argentina, y que transmite una chinche a través de un agente patógeno (tripanosoma cruzi). Se trata de una enfermedad que tarda muchos años en dar síntomas pero si el diagnóstico de la infección de la enfermedad de Chagas no se realiza a tiempo, el enfermo puede sufrir graves complicaciones cardiacas, como puede ser la destrucción del músculo cardiaco, o digestivas, como la dilatación del esófago o del colon. De ahí la importancia de su detección precoz mediante análisis de sangre.

Un total de 964 pacientes en seguimiento por Chagas

En la actualidad 964 pacientes están siendo tratados en la Comunidad de Madrid por la enfermedad de Chagas, 500 en el Hospital Ramón y Cajal y 464 en el Hospital Carlos III. Sólo en 2012 se detectaron 154 casos nuevos en estos hospitales. La Unidad de Medicina Tropical del Hospital Ramón y Cajal es una unidad multidisciplinar en la que trabajan profesionales de distintas especialidades sanitarias como la medicina interna, de familia, enfermedades infecciosas, de microbiología y parasitología y psicología. Esta unidad es centro de referencia asistencial de las redes internacionales EuroTravNet y GeoSentinel de enfermedades importadas. La unidad cuenta, además, con un programa de traducción e interpretación a cargo de mediadores culturales ya que sus dos campos de atención principal son la población inmigrante y los viajeros.
El nombre de la enfermedad se debe a su descubridor, el médico brasileño Carlos Chagas, que la describió en 1909. En la actualidad no existe ninguna vacuna para esta enfermedad, aunque el método más eficaz para prevenirla, aparte de la eliminación del parásito con insecticidas en las zonas afectadas de Bolivia y Argentina, es el cribado en la sangre y órganos cuando las personas hacen su donación. En España, desde 2005, es obligatorio realizar un análisis de anticuerpos de Chagas en la donación de sangre y de órganos para evitar el contagio.

“Nuevos ciudadanos, nuevos pacientes”

La Unidad de Medicina Tropical del Ramón y Cajal lleva desde el año 2010 realizando un programa enfocado a la salud pública llamado “Nuevos ciudadanos, nuevos pacientes” que se ocupa de enfermedades infecciosas y del viajero. En el programa se ha informado a 630 ciudadanos residentes en la región a través de charlas impartidas por profesionales del hospital en colaboración con el colectivo “Salud entre culturas”. De 2010 a 2013 se han realizado 200 pruebas rápidas de Chagas, de las que el 17% han dado resultado positivo.

Enlace a la nota