Télam

Salud 26-02-16

La donación del equipó fue para el Instituto Nacional de Parasitología “Mario Fatala Chaben” para fortalecer el diagnóstico gratuito de la enfermedad de Chagas congénito, que representa entre “800 y 1.300 casos por año” detectados, por contagio de madre gestante a hijo.

Chagas, Silvia Gold, Mundo Sano

Japón donó equipamiento al Instituto Nacional de Parasitología “Mario Fatala Chaben” para fortalecer el diagnóstico gratuito de la enfermedad de Chagas congénito, que representa entre “800 y 1.300 casos por año” detectados, por contagio de madre gestante a hijo, informó hoy el director del ente, Sergio Sosa-Estani.

“La Embajada de Japón prestó atención a dar ayuda a las acciones en Chagas, y direccionó a través del ministerio de Salud equipos para reforzar la detección del Chagas congénito”, dijo a Télam Sosa-Estani, en la inauguración de un sector refaccionado del “Fatala Chaben”, en Paseo Colón 568.

Sosa-Estani contó que “hay entre 800 y 1.300 casos detectados por año” y que el Programa Nacional de Chagas trabaja para obtener mayor detección de casos.

Serán tres los laboratorios equipados con técnicas moleculares para mejorar el diagnóstico de Chagas congénito, a través del programa de Asistencia para Proyectos Comunitarios de la Embajada de Japón y un acuerdo con la fundación Mundo Sano, que hizo viable la donación de 233 mil dólares a través del ministerio de Salud.

Al nuevo equipamiento del “Fatala Chaben” se agregan otros en el laboratorio de Salud Pública de Chaco y el de la dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores de Santiago del Estero, donde la enfermedad de Chagas es endémica.

Los equipos de análisis PCR pueden determinar 96 muestras de sangre en tiempo real para averiguar presencia del parásito Tripanosoma cruzi.

El embajador de Japón, Noriteru Fukushima, explicó el gesto como un acto de “amor hacia Argentina”, que contribuyó con la donación de alimentos “cuando Japón estaba totalmente destrozado por la Segunda Guerra Mundial”.

“Antes de la Segunda Guerra, Argentina recibió a muchos japoneses, que habitaron zonas de bosques en los que había enfermedad de Chagas”, refirió.

La subsecretaria de Políticas, Regulación y Fiscalización del Ministerio de Salud de la Nación, Kumiko Eiguchi, celebró la donación y contó que nació en Japón y creció en Argentina, donde pudo recibir educación pública y realizar su tesis en Chagas, junto a la doctora Elsa Segura.

“En un primer año, la tecnología instalada en los tres laboratorios permitirá que unos 4.000 recién nacidos accedan a un diagnóstico precoz y al tratamiento que garantizará una vida libre de Chagas”, dijo Sosa-Estani.

También los familiares de las embarazadas serán evaluados con estas técnicas, como acción de prevención.

Del acto participó el importante equipo de bioquímicos que se desempeñan cotidianamente en extracción y análisis de la población que es derivada al Instituto desde centros de salud y bancos de sangre de todo el país, liderado por la bioquímica Karenina Scollo, jefa del departamento de Diagnóstico.

También el director de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud-Anlis, Andrés Leibovich; y los integrantes de Mundo Sano Marcelo Paganini y Marcelo Abril.

El Chagas es una enfermedad causada por el parásito Trypanosoma cruzi, que puede vivir en sangre y tejidos de personas y animales y en el tubo digestivo de insectos como vinchucas o chinches.

Puede afectar el corazón o el sistema digestivo de las personas que la padecen, produciendo diferentes grados de invalidez e inclusive la muerte.

El Chagas congénito ocurre cuando la enfermedad es transmitida por la madre gestante infectada por el parásito, que fue descrito por el brasileño Carlos Chagas y el argentino Salvador Mazza.

Ver nota