Buenos Aires es sede del 3° Encuentro Internacional y XV Simposio sobre Enfermedades Desatendidas, a las cuales están expuestas 127 millones de personas en América Latina, oportunidad en que se presentó el trabajo sanitario que se está realizando en Argentina para tratar este tipo de dolencias.

 

Silvia Gold, presidenta de la fundación Mundo Sano, organizadora de las actividades, tuvo a su cargo la apertura junto a Máximo Diosque, secretario de Promoción y Programas Sanitarios del Ministerio de Salud de la Nación, y Humberto Montiel de la OPS.

 

Gold presentó durante el simposio, el Proyecto Desafío, un plan para hacer frente a las enfermedades desatendidas a nivel global, a iniciativa de Uniting to Combat NTDs, impulsada por la fundación Bill&Melinda Gates.

 

Su colega en la ONG, Sonia Tarragona, adelantó que en Argentina la iniciativa se realizará en tres etapas en las provincias de Salta, Santiago del Estero y Chaco.

 

En la ciudad salteña de Tartagal se realizará “una experiencia piloto de diagnóstico y tratamiento comunitario para parasitosis transmitidas por el suelo que desde 2010 se realiza en Orán, contó.

 

Además, profundizará el alcance de las actividades relacionadas a la enfermedad de Chagas en Añatuya, Santiago del Estero, y Pampa del Indio en Chaco, entre otras localidades argentinas.

 

Para la segunda fase de trabajo, Mundo Sano trabajará en conjunto con otros países de Latinoamérica “para replicar estos modelos en el continente; y para la tercera etapa, las intervenciones se realizarán en otras regiones del mundo”, explicó la especialista.

 

Las enfermedades desatendidas implican “una pérdida estimada de 56 millones de años de vida, indicador epidemiológico que da cuenta de los años perdidos por mortalidad y discapacidad que las diversas enfermedades causan en quienes las padecen”, afirmó el representante de OPS.

 

El médico señaló que la alta prevalencia de estas enfermedades obedece a que el 40% de la población de Latinoamérica y el Caribe -más de 222 millones de personas- vive en condiciones de pobreza y confirmó que afectan a 127 millones de personas en la región.

 

Según datos de la OPS revelados por Montiel, “más de mil millones de personas en 149 países de los cinco continentes sufren enfermedades como Chagas, dengue, leishmaniosis, entre otras”.

 

Sobre el Proyecto Desafío, durante la jornada se supo que la meta mundial es lograr, en el año 2020, el control o la erradicación de la dracunculiasis, la filariasis linfática, el tracoma, la enfermedad del sueño y la lepra, y avances en la reducción de las geohelmintiasis, la esquistosomiasis, la oncocercosis, la enfermedad de Chagas y la leishmaniosis visceral.

 

Estamos muy entusiasmados porque es un gran desafío que implicará mucho trabajo para los equipos de Mundo Sano, dijo Gold.

 

Por su parte, Diosque destacó “el compromiso del Estado por llegar a quienes más los necesitan” y resaltó que la enfermedad de Chagas “es una prioridad de la agenda para las autoridades sanitarias”.