A pesar de los avances logrados en las últimas décadas, la enfermedad de Chagas constituye aún la principal endemia en la Argentina, según autoridades sanitarias nacionales. Con alrededor de 2,5 millones de personas afectadas, el país ocupa el tercer lugar, detrás de Bolivia y Paraguay, con el mayor número de casos de mal de Chagas notificados en todo el mundo.

Las estadísticas más recientes de la Dirección de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación dan cuenta que la enfermedad, en su modalidad congénica (bebés que nacen con la bacteria de madres chagácicas) se cuadripliaron en la última década. Los casos de Chagas congénito pasaron de 79 en 1998 a 317 registrados a lo largo de todo el 2007. En números reales, resultan que hay 0,5 bebés con la bacteria por cada mil nacidos vivos en el país.

El incremento en esta endemia se dio en todas las regiones del país, con la excepción de Cuyo, mientras que el aumento más marcado tuvo lugar en la zona Centro, donde las notificaciones pasaron de 58 en 1998 a 253 el año pasado, dando lugar así a una tasa de 0,6 casos por cada mil nacidos vivos, cifra que se ubica por encima del promedio nacional.

De esa región, la ciudad de Buenos Aires es la que concentra los problemas más significativos dado que la tasa de incidencia de Chagas congénito es de 1,7 casos por cada mil habitantes. Pero, a pesar de declarar la cifra más alta en este aspecto, cabe aclarar que tanto la provincia de Buenos Aires como la Capital Federal son dos, de las cinco, jurisdicciones argentinas definidas como “sin riesgo” de transmisión vectorial, es decir, el contagio de Chagas a través del vector que es la vinchuca.

“La problemática le significa al sistema de salud por la atención a los enfermos sintomáticos un costo significativo, además del costo social de la patología y el costo en términos de discapacidad y calidad de vida de las personas afectadas, afirman los responsables del Programa Federal de Chagas.

Por tal motivo, “dentro de la política sanitaria nacional, se resolvió asignarle carácter prioritario a la prevención y erradicación de todas las formas de transmisión de la enfermedad”. El protozoario Trypanosoma cruzi es el agente causal del mal de Chagas, y su vector en la Argentina es el Triatoma infestans, insecto de costumbre hematófaga, mas conocido como “vinchuca”.

Según cálculos de la Fundación Mundo Sano, unos dos millones de argentinos padecen mal de Chagas, de los cuales, el 5 por ciento (280 mil) son chicos menores de 14 años, y casi 33 mil son mujeres embarazadas. Asimismo, en promedio, cada año nacen 982 niños con el mal en todo el país, mientras que la región del Gran Chaco es la que arroja los peores datos: Concentra el 15 por ciento del total de casos de América latina.

“A casi cien años del descubrimiento de la enfermedad, estamos perdiendo la batalla contra el Chagas porque no hemos podido desterrarla hasta ahora ni tampoco controlarla”, sentenció Sonia Tarragona, directora de la Fundación Mundo Sano, durante un encuentro desarrollado recientemente en Buenos Aires sobre la enfermedad.

En la Argentina, coincidieron los especialistas allí reunidos, el problema podría atribuirse a la falta de coordinación de los esfuerzos y del uso de los recursos, a las acciones “espasmódicas”, y a la ausencia de un sistema de vigilancia para no retroceder en el control de las vías de transmisión. “Vemos que las acciones en las provincias son dispares, y en esto influye el proceso de descentralización de la salud, ya que cada una tiene un compromiso distinto; especial y paradójicamente las provincias más afectadas”, opinó Héctor Coto, Director Ejecutivo de Mundo Sano, fundación que trabaja con enfermedades endémicas de la región, perteneciente al Grupo Insud, del empresario y emprendedor Hugo Sigman.

Para Juan Carlos Bossio, director de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Nación, en los últimos 40 años “hubo avances importantes” aunque admitió que “se produjo un estancamiento en el progreso y hasta un retroceso en áreas en las que se había logrado el control de la transmisión vectorial”.

Se estima que por cada caso notificado, hay 20 sin diagnóstico, coincidieron en advertir los expertos durante las ponencias, desarrolladas en la Academia Nacional de Medicina. “A pesar de todas las intervenciones, los avances no han tenido la magnitud de otras regiones”, evaluó a su turno Janis Lazdins, miembro del Programa de Investigación y Entrenamiento en Enfermedades Tropicales de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el encuentro.

Ver nota: http://www.grupoinsud.com/endemia-argentina-sin-control-el-chagas-sigue-su-curso/