La Gaceta

Salud 29-02-16

El laboratorio del Instituto Nacional de Parasitología “Doctor Mario Fatala Chaben” presentó las nuevas técnicas moleculares para mejorar el diagnóstico de Chagas congénito. La renovación se hizo posible a partir de una donación de 233.000 dólares que realizó la Embajada de Japón, a través de un acuerdo con la fundación Mundo Sano. El embajador de Japón, Noriteru Fukushima, celebró la inauguración con autoridades sanitarias y de Mundo Sano.

El equipamiento alcanza también a dos laboratorios del norte argentino -el de salud Pública de la Provincia de Chaco y el de la Dirección General de Enfermedades Transmitidas por Vectores de Santiago del Estero- donde el Chagas es endémico. “En el primer año, la tecnología instalada en los tres laboratorios permitirá que unos 4.000 recién nacidos accedan a un diagnóstico precoz de la enfermedad y al tratamiento que garantizará una vida libre de Chagas. Además, unos 1.200 familiares serán evaluados con estas técnicas”, celebró el director del laboratorio Fatala Chaben, Sergio Sosa Stani.

La subsecretaria de Políticas, Regulación y Fiscalización del Ministerio de Salud de la Nación, Kumiko Eiguchi, manifestó su emoción, ya que nació en Japón pero se crió y recibió educación pública y realizó su tesis en Chagas en Argentina. Acompañaron a Fukushima y Eiguchi el director de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (Anlis), Andrés Leibovich; el director del Instituto “Doctor Mario Fatala Chaben”, Sosa Stani; el titular de Mundo Sano, Marcelo Paganini; y el director de Programas y Proyectos, Marcelo Abril. A través del programa de Asistencia para Proyectos Comunitarios de la embajada de Japón se brindó asistencia financiera al referido instituto, con el propósito de ayudarle a concretar sus proyectos de desarrollo.

Ver nota