La innovadora experiencia del programa que desde 2010 la fundación Mundo Sano desarrolla en la provincia de Salta contra diversas geohelmintos –en donde ya se trataron más de 6.600 personas con notables mejoras en su calidad de vida- se trasladó al continente africano. Con los primeros estudios enfocados en niños en edad escolar, se llevan a cabo programas de diagnóstico y tratamiento en Etiopía, y próximamente comenzarán en Angola.

Mundo Sano en Etiopía

En el programa que comenzó en Amhara, Etiopía, se estimó una prevalencia de geohelmintos cercana al 80 por ciento de los niños analizados en ocho escuelas. Con niveles de prevalencia tan elevados –y de acuerdo a recomendaciones de la OMS- durante 2014 se iniciará un tratamiento comunitario masivo en esa localidad.

La próxima etapa de trabajo, también enfocada en la población infantil, será en la provincia de Benguela, en Angola.

Los niños en edad escolar son la población más afectada y como consecuencia de la parasitación sufren trastornos en el desarrollo neurocognitivo, desnutrición, anemias y retraso en el crecimiento. En adultos, por las características particulares de la infección por el parásito Strongyloides stercoralis, se pueden producir autoinfecciones crónicas y la parasitosis es capaz de sobrevivir dentro de la persona infectada desde la infancia hasta la vejez.

El trabajo en territorio africano se realiza en estrecha colaboración con el Centro Nacional de Medicina Tropical del Instituto de Salud Carlos III, y el Programa de Salud Internacional de Cataluña, ambos de España.

Su antecedente es el trabajo de diagnóstico y tratamiento comunitario de geohelmintos que Mundo Sano inició hace cuatro años en zonas rurales y urbanas de Orán y luego trasladó a Tartagal, ambas en la provincia de Salta. En Orán fueron tratadas 3.000 personas, y en Tartagal, 3.683. En esta localidad, tras la primera etapa del tratamiento, la prevalencia de anemia en personas con algún tipo de parasitosis disminuyó del 55 al 14 % luego de la administración del tratamiento combinado de albendazol e ivermectina.

El programa de Mundo Sano en Salta, se lleva a cabo con el Instituto de Investigaciones en Enfermedades Tropicales de la Universidad de Salta –Regional Orán–, inicialmente con el apoyo de la Global Network for Neglected Tropical Diseases y la Fundación Bunge y Born. Consiste, entre muchas otras actividades, en la validación de un diagnóstico serológico para la detección de Strongyloides stercoralis, ya que este método suele ser más sensible que el análisis coproparasitológico, reduciendo el subdiagnóstico.

Para su tratamiento, plantea el suministro masivo de dos drogas –ivermectina y albendazol–, ya probadas para diversas parasitosis, combinadas de manera innovadora y en una sola toma. Del programa desarrollado en Orán participó el equipo del doctor Alejandro Krolewiecki, de la Universidad de Salta y actual funcionario del Ministerio de Salud argentino. La experiencia de este proyecto permitió que Mundo Sano iniciara su trabajo en Etiopía, donde se replican las acciones y los protocolos que permitirán luego comparaciones entre las distintas regiones, para lograr una mejora del conocimiento existente en la materia.

En Latinoamérica, esta afección pone en riesgo a 26 millones de niños en edad escolar.