Desde hace 25 años, la Fundación Mundo Sano trabaja dentro y fuera del país para reducir el impacto de enfermedades desatendidas, como el Chagas, el Zika y el dengue. Prevención, diagnóstico y tratamiento los ejes de su abordaje.

Se cobran miles de vidas cada año, pero reciben muy poca atención. Son las llamadas “enfermedades desatendidas”, un grupo de infecciones bacterianas, parasitarias y virales -entre las cuales se encuentra el mal de Chagas la hidatidosis el dengue el Zika y la fiebre amarilla que asolan principalmente a las poblaciones pobres de los países en desarrollo. La mayoría son transmitidas por insectos, como mosquitos o vinchucas, y proliferan en ambientes calurosos y húmedos.

Para hacerles frente y acercar soluciones sanitarias a las zonas más afectadas, en 1993 nació la Fundación Mundo Sano una organización sin fines de lucro que hoy tiene presencia en puntos estratégicos de la Argentina, España y África. A través de diversos programas de prevención, diagnóstico y tratamiento la ONG busca reducir el impacto de estas enfermedades y transformar la realidad de las poblaciones expuestas. Control sanitario de viviendas rurales, charlas informativas, investigaciones y análisis serológicos en el territorio, son algunas de sus muchas acciones.

“Nuestra Fundación trabaja desde hace 25 años para mejorar el acceso a la salud de las personas afectadas por estas enfermedades. La más emblemática en la Argentina es la enfermedad de Chagas que afecta a más de un millón y medio de personas”, explica Marcelo Abril director ejecutivo de la ONG. Y agrega: “Hoy, la vía de transmisión madre hijo es la que genera mayor número de nuevos casos a nivel global. Tratar a las mujeres en edad fértil es clave para el control de la enfermedad, y ese es nuestro principal reto en el futuro inmediato”.

En nuestro país, Mundo Sano desarrolla sus programas en diferentes localidades de Salta, Formosa, Misiones, Chaco, Santiago del Estero y Buenos Aires. En todos los casos, busca desarrollar modelos de gestión eficaces que permitan ser escalables y transferibles, mediante alianzas público-privadas y sobre la base de investigación científica multidisciplinaria.

MUNDO SANO EN CIFRAS

– 403 viviendas, de 11 parajes rurales, recibieron mejoramiento sanitario en 20117.
– 2.378 alumnos de escuelas rurales asistieron a charlas sobre prevención da Chagas en Añatuya Santiago del Estero.
 2.886 viviendas urbanas y 473 de zonas rurales fueron inspeccionadas en 2017 en el marco del programa de control de vinchucas.
– 1400 serologías realizadas y 60 miembros del sistema de salud capacitados en el marco del programa `Deporte, Niñez y Chagas`

EL DATO

En la Argentina nacen más de 1.300 niños con Chagas por año. Detectado a tiempo, pueden acceder aun tratamiento gratuito y curarse.

MÁS ALLÁ DE ARGENTINA

La labor de Mundo Sano traspasé las fronteras de nuestro país. En España, trabaja en diagnosticar y tratar la enfermedad de Chagas en las comunidades de inmigrantes latinoamericanos. En Etiopía y en Mozambique, desarrolla acciones de diagnóstico y tratamiento de distintas parasitosis.

http://www.grupoinsud.com/compromiso-con-la-salud/