Investigadores argentinos participarán en el desarrollo de una futura vacuna contra el zika, el virus que tiene en alerta a todo el continente. Este virus, que está relacionado con un brote de microcefalia, es un desafío sanitario de prioridad para la región, según reconoció la OMS.

Lograr una vacuna será clave para frenar el avance. Ahora, una farmacéutica argentina firmó un acuerdo con un laboratorio estadounidense para desarrollarla y fabricarla en el país. El consorcio para producir una vacuna contra el zika fue formado por Sinergium Biotech –una farmacéutica argentina especializada en vacunas y medicamentos biotecnológicos de alta complejidad– y Protein Sciences Corporation de Estados Unidos, además de la Fundación Mundo Sano, especializada en combatir enfermedades olvidadas como el Chagas. Sinergium financiará la producción de la vacuna aquí utilizando la tecnología patentada por Protein Sciences.

El zika es una enfermedad transmitida a los humanos por el Aedes Aegypti, el mismo mosquito del dengue. En muchos de los casos es asintomática, pero también puede provocar fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y enrojecimiento de los ojos. Por lo general genera afecciones leves, pero la relación con enfermedades como la microcefalia y el síndrome de Guillain-Barré desató el alerta desde principios de este año. Incluso, el ministro de Salud, Jorge Lemus, llegó a decir que era más preocupante que el dengue, enfermedad de la que hay un brote.

Hay varios laboratorios internacionales que comenzaron a trabajar en la vacuna en febrero. Ya se obtuvieron modelos para utilizar en las pruebas pre-clínicas, que se estima arrancarán a fin de año. Si los resultados son positivos, comenzará a producirse en tres años, el plazo habitual del desarrollo de una nueva vacuna desde cero.

“El equipo de investigadores argentinos tendrá un rol clave en el desarrollo de la nueva vacuna, y se estima que la estructura de Investigación y Desarrollo de la compañía podrá crecer aún más en función de las necesidades propias del proyecto. A esta fase de desarrollo, se suma la inversión que se realizará en la construcción de la planta para la producción primaria de la vacuna que se iniciará este año, que demandará a su vez un importante incremento de personal altamente calificado”, señaló Sinergium en un comunicado.

Ver nota