Carlos Justin Chagas (1879-1934), médico brasileño, fue quien descubrió la enfermedad que lleva su nombre y que es producida por el protozoo Trypanosoma cruzi. El “mal de Chagas” ha venido afectando severamente nuestro país y otros de América del Sur y Central, al igual que México y Estados Unidos. El primero y principal agente de la enfermedad es la vinchuca. La segunda vía de contagio, llamada vertical, se da a través de una embarazada enferma de ese mal que lo transmite al hijo. La tercera vía puede ser una transfusión. La infección no presenta síntomas inmediatos, puede tardar años en revelarlos y, cuando ocurre, ya ha quedado muy afectado el organismo.

Tras dos años de labor, el grupo Chemo, en unión con el Laboratorio Elea, de nuestro país, logró en Estados Unidos la autorización de un medicamento eficaz para ser aplicado en el tratamiento de la enfermedad de Chagas. La decisión fue adoptada por parte de la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) del país del Norte con relación al benznidazol, primer fármaco aprobado para tratar este mal.

Tal innovación terapéutica ya estaba disponible a través de los centros para el control y la prevención de enfermedades, pero necesitaba que se formalizara la definición de la FDA.

Son varios los grupos que pueden compartir la satisfacción del reconocimiento logrado por el fármaco. Por una parte, la Fundación Mundo Sano que preside Silvia Gold-, unida al grupo Chemo y a Exeltis, en el país del Norte, también gravitó la iniciativa denominada Medicamentos para Enfermedades Olvidadas.

Es evidente que se han dado pasos muy meritorios en nuestro medio a fin de combatir el mal de Chagas, esfuerzo que ahora alcanza un justo reconocimiento más allá de nuestras fronteras, ya que se trata de un avance que honra a la ciencia médica y a la industria farmacéutica nacional.

Ver nota: http://www.lanacion.com.ar/2060021-chagas-justo-reconocimiento