Luego de superar una importante crisis de producción, el principal medicamento para la enfermedad de Chagas –el benznidazol- está nuevamente disponible desde 2012. Sin embargo, el 99% de los infectados a nivel global no ha logrado acceder al tratamiento. Esta cifra dio el puntapié a un intenso debate que se desarrolló en Barcelona, convocado por la Coalición Global de Chagas, una alianza internacional que trabaja para contribuir con los gobiernos en la resolución de las necesidades de los pacientes desde una concepción integral, en línea con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y en diálogo permanente con otras instituciones. De acuerdo a estimaciones de la OMS, 10 millones de personas estarían infectadas por la enfermedad.

“Es imprescindible que el tratamiento se coloque en el centro de la agenda. Se ha demostrado que el medicamento que tenemos funciona, por lo que ahora hemos de conseguir llegar y tratar a más pacientes” señaló Pedro Alonso, Director del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), durante la inauguración del encuentro, que reunió a autoridades sanitarias de países endémicos, referentes del campo de la investigación y representantes de la industria farmacéutica.

Los expertos coincidieron en señalar la “necesidad de estar atentos porque mucha gente puede estar enferma y no saberlo”. Al respecto, los representantes de la Coalición Global de Chagas (CGC) enfatizaron la importancia de contar con programas de diagnóstico y tratamiento asequibles a las poblaciones en riesgo y se comprometieron a contribuir con las autoridades sanitarias de los países endémicos en la elaboración de políticas públicas.

“Conectar a nuestras organizaciones en la CGC impulsa nuestras diferentes experiencias y talentos y al tiempo va a propiciar sinergias en áreas clave de políticas y protección. Hasta el momento, la comunidad mundial de la lucha contra esta patología no ha tenido fuerte promoción internacional, especialmente en áreas de investigación y desarrollo. Reunir a nuestras organizaciones sin fines de lucro es dar un primer paso muy importante,” reflexionó Peter Hotez, Presidente del Instituto de Vacunas Sabin.

“No cabe duda que la vocación de la Coalición es la de contribuir, intercambiar y sumar conocimiento, para consensuarlo y ponerlo en valor. Conscientes del tipo de desafío al que nos enfrentamos, necesario dar un paso más e invitar a todos a participar”, señaló Silvia Gold, Presidente de Mundo Sano al cierre de la jornada. “La coalición está abierta para que intervengan los referentes científicos, la industria farmacéutica y todos los estamentos de la comunidad de la que formamos parte y a la que afecta el problema”, concluyó.

La importancia del acceso al fármaco

El benznidazol es la primera droga recomendada para tratar la enfermedad de Chagas y su acción terapéutica es revisada por los especialistas permanentemente. Se estima que en la fase aguda vectorial, la eficacia del tratamiento supera el 80%; que en los casos congénitos, tratados durante el primer año de vida, logra una respuesta mayor al 90% y, que en niños y adolescentes la medicación tripanocida presenta una alta tasa de eficacia.

Además, cada día es mayor el consenso respecto de tratar a los pacientes crónicos. “Se han logrado avances en áreas como el control de vectores y vivienda, pero el desafío más importante continúa siendo que el paciente tenga acceso al tratamiento y todavía no se ha producido en gran escala”, dijo Bernard Pecoul, director ejecutivo de DNDi, quien coordinó el panel Acceso y tratamiento: Innovación y perspectivas terapéuticas.

“Nuestros pacientes necesitan urgentemente que se amplie la escala de diagnóstico y tratamiento con las herramientas ya existentes – con benznidazol en particular- y con nuevos medicamentos más eficaces y más seguros”, agregó.

En tanto, Faustino Torrico, investigador del Colectivo de Estudios Aplicados y Desarrollo Social (CEADES) se refirió al estado de situación en Bolivia: “En el país nacen con Chagas congénito entre 1500 y 2000 niños al año, de los cuales ni el 10% es tratado”, afirmó el especialista quien enfatizó la necesidad de implementar un plan del manejo del paciente, del diagnóstico y tratamiento, sin excluir el trabajo realizado en el control de la transmisión vectorial.

“El vacío existente entre los pacientes diagnosticados y los tratados en Bolivia es muy grande: De 3.000 pacientes tratados al año, las estimaciones cifran en un millón el número de infectados”, indicó Torrico.

El Chagas, en cifras

  • Según cifras de la OMS la enfermedad de Chagas afecta entre 8 y 10 millones de personas de todo el mundo y unas 65 millones de personas se encuentran en riesgo de contraer la enfermedad.
  • De acuerdo con estimaciones internacionales, la enfermedad de Chagas causa al menos 12.000 muertes y 30.000 nuevos casos cada año. El 30% de los infectados desarrolla daños cardíacos y hasta el 10% puede presentar secuelas severas en el sistema digestivo o nervioso.
  • Aunque existen pacientes en otras regiones, la mayoría de los casos se presentan en Latinoamérica, donde la enfermedad es endémica en 21 países. En la Argentina se calcula que por lo menos un millón y medio de habitantes están infectados y los afectados por cardiopatías de origen chagásico son más de 300 mil. En Brasil, se estima que el Chagas causa 6000 muertes por año. En Paraguay la prevalencia alcanzaría los 150 mil infectados, mientras que en Bolivia serían más de 1 millón.

En Europa, se estima que entre 68.000 y 122.000 personas viven afectadas por esta enfermedad. España es el país más afectado y pionero en el control de la transmisión: alrededor de 50.000 personas conviven con la enfermedad, de las cuales el 60% son mujeres en edad fértil. Desde que el benznidazol volvió a estar disponible en España, en noviembre de 2012, se trataron más de 2.000 personas.