Miembros de Mundo Sano y del Hospital Muñiz viajaron a la provincia de Entre Ríos para realizar tareas de diagnóstico ecográfico y relevamientos de campo en el marco del Programa de Hidatidosis que lleva adelante la Fundación, en conjunto con otras instituciones como la Dirección de Zoonosis Rurales de la Provincia de Buenos Aires y el Hospital Muñiz.

Dada la inquietud de los doctores Juan Carlos Zárate y Alejandro López –ambos miembros del Departamento de Zoonosis de Nogoyá- la municipalidad consideró oportuna la implementación de acciones de diagnóstico en la zona.
El equipo que realizó el operativo estuvo integrado por Marcelo Abril, María Victoria Periago, el doctor Alfredo Seijo y la doctora Mirna Sawicki, que se trasladaron a un paraje rural del Departamento de Nogoyá, en el que habitan unas 450 personas, nucleadas en 145 familias.

En este paraje se hicieron más de 70 ecografías y se tomaron muestras ambientales en seis núcleos habitacionales para su posterior análisis para detectar presencia de formas infectantes de diversos parásitos.

Esta acción reciente es la continuación de otras iniciativas similares que recolectan datos en otras locaciones del país, o que buscan establecer diagnósticos de casos de esta enfermedad. En la zona rural cercana a la localidad de Azul, Provincia de Buenos Aires, se realizaron más de 500 ecografías que permitieron identificar cuatro casos positivos y dos sospechosos.

También se llevó adelante un importante operativo sanitario en Pampa del Indio, Chaco, con el apoyo del hospital local Dante Tardelli, donde se tomaron muestras de sangre para el diagnóstico de diversas parasitosis y se realizaron ecografías para la detección de quistes hidatídicos.

La hidatidosis es una enfermedad que puede afectar gravemente al ser humano, con una fuerte presencia en zonas rurales, afectando particularmente a quienes trabajan en ganadería ovina.

Se trata de una patología parasitaria provocada por el parásito Echinococcus granulosus, que se aloja en el intestino delgado de los perros y produce quistes en órganos y tejidos del hombre, entre ellos hígado, pulmón y corazón.

El ciclo de la enfermedad se inicia en el hábito de alimentar a los perros con vísceras crudas -o mal cocidas- provenientes de pequeños rumiantes o de cerdos faenados domésticamente.