Mundo Sano en los medios

Cuáles son las enfermedades desatendidas y por qué es fundamental no olvidarlas durante la pandemia

 

En el marco del Día Nacional por una Argentina sin Chagas, una enfermedad tropical desatendida, Infobae dialogó con Tomás Orduna, jefe del Servicio de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital Muñiz, sobre la importancia de los servicios esenciales, tratamientos y distribución de medicamentos en estos casos.

Más de mil millones de personas -una sexta parte de la población mundial- sufren al menos una de las enfermedades desatendidas u olvidadas, que se concentran sobre todo en África y América Latina, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Más del 70% de los países y territorios afectados por estas enfermedades tienen economías de ingresos bajos o medios-bajos.

Las enfermedades desatendidas son un conjunto de enfermedades infecciosas, muchas de ellas parasitarias, que afectan a las poblaciones que viven en condiciones socioeconómicas de pobreza y que tienen problemas de acceso a los servicios de salud.

A menudo, predominan en climas tropicales y húmedos, son crónicas y tienen efectos perdurables en la salud de las personas. En su mayoría, reciben poca atención y se ven postergadas en las prioridades de políticas de salud pública, sumado a la inexistencia de estadísticas fiables que también han dificultado los esfuerzos por darlas a conocer. La desatención también se produce en el nivel de la investigación y el desarrollo.

En el marco del Día Nacional por una Argentina sin Chagas, una enfermedad tropical desatendida, que se conmemora el último viernes de agosto de cada año, Infobae dialogó con Tomás Orduna, jefe del Servicio de Patologías Regionales y Medicina Tropical del Hospital Muñiz, sobre la importancia de los servicios esenciales, tratamientos y distribución de medicamentos para las enfermedades infecciosas desatendidas en tiempos de COVID-19.

“Una de las características que comparten estas enfermedades es que en términos generales, no han sido atrayentes para la industria farmacéutica. Sabemos que afectan principalmente a las poblaciones más pobres, a comunidades marginales y periféricas, y es justamente por eso que el desarrollo de fármacos no ha estado dentro de su horizonte. Cuando uno piensa en la enfermedad paradigmática, la enfermedad de Chagas, los últimos fármacos que se fabricaron datan de los años sesenta y setenta. Todo lo que se ha hecho desde ese entonces es una suerte de optimización del conocimiento de estos fármacos”, aseveró el especialista.

La época de mayor expansión de la enfermedad fue en los años 80 y 90. Incluso ahí, no generaba mucha atracción para la industria farmacéutica. “Podemos decir lo mismo del micetoma y de por ejemplo algo que no es infectológico pero que forma parte de estas enfermedades y tiene que ver con las mordeduras de serpientes. Hay millones de casos de mordeduras y cientos con algún tipo de daño y secuelas, y sin embargo hay áreas como algunas en el continente africano sin posibilidad de acceder a un antídoto”, detalló Orduna.

De alguna manera, cuenta el infectólogo asesor del Gobierno, en los últimos 15 años “diferentes ONGs -como podría ser a nivel mundial la organización médica y humanitaria Médicos Sin Fronteras, a nivel nacional la fundación Mundo Sano y las instituciones académicas con presencia en el área de enfermedades tropicales- han traccionado, dado visibilidad y realizado diferentes trabajos en pos de tratar de cambiar este rumbo”.

Sobre las principales razones por las cuales reciben poca atención el especialista aseguró: “Básicamente porque son enfermedades de pobres. Si la infección por HIV hubiera sido una infección de la selva amazónica te aseguro que hoy no tendríamos los fármacos que tenemos. Es bienvenido todo lo que pasó, pero el caso del HIV es un modelo muy concreto. Si uno mira el desarrollo de la ciencia en relación al HIV está claro que tuvo que ver con las personas a las golpeó: al corazón de Europa, de Estados Unidos y de Canadá, de las clases medias y altas de los países de vías de desarrollo”.

Muchas de las enfermedades desatendidas pueden prevenirse, eliminarse e incluso erradicarse si, tal y como subraya la Organización Mundial de la Salud, se mejora el acceso a intervenciones seguras y rentables ya existentes.

Según la Organización Panamericana de la Salud, la prevención y el control de estas enfermedades relacionadas con la pobreza requiere un abordaje integrado, con acciones multisectoriales, iniciativas combinadas e intervenciones costo efectivas para reducir el impacto negativo sobre la salud y el bienestar social y económico de los pueblos de las Américas. “Podemos controlarlas y prevenir que los seres humanos se contagien. También se pueden eliminar algunos modelos de transmisión. Es fundamental sostener estos controles en el tiempo”, añadió Orduna.

Consultado sobre los efectos de la pandemia sobre las enfermedades desatendidas, el experto indicó: “Esta es una pandemia que ha golpeado al planeta en su totalidad, con diferentes incidencias y dimensiones. El brote del nuevo coronavirus ha generado -al margen del condicionamiento de la vida humana- un gran riesgo que consiste en desatender enfermedades crónicas o la emergencia de otras situaciones que rompan el estado de salud que debido a la fuerza que tiene el COVID-19 hace que mucha gente no consulte a tiempo o que el mismo equipo de salud se desconecte de esas enfermedades”.

Y agregó: “Lo que va a pasar es que las patologías crónicas que no generan en una consecuencia inmediata en la salud estén desatendidas. Tenemos que recuperar en el imaginario de los equipos de salud el recuerdo de todas las enfermedades”.

En diálogo con Télam Silvia Gold, bioquímica de la Universidad Buenos Aires (UBA), presidenta de la Fundación Mundo Sano y fundadora del Grupo Insud, opinó al respecto: “En este contexto de crisis sanitaria general, una cuestión que a menudo se pasa por alto es el impacto en las enfermedades que ya en la ‘vieja normalidad’ llamábamos desatendidas, aquellas que se ven postergadas en las prioridades de la salud pública porque los afectados, pertenecientes a grupos sociales vulnerables, carecen de influencia política: la más conocida en Argentina es la enfermedad de Chagas”.

Para la especialista, “el efecto sobre estas enfermedades es múltiple. En primer lugar, se reducirá el presupuesto disponible para atenderlas: el coronavirus absorbe buena parte de los recursos, que además pueden disminuir como resultado de la crisis económica. Pero además es probable que, dado el estado de conmoción generado por la pandemia, el espacio de atención en la agenda pública se reduzca todavía más”.

“Sin embargo -advirtió Gold-, las grandes crisis generan también grandes esperanzas. La necesidad es muchas veces el motor del crecimiento. Para construir la ‘nueva normalidad’, la comunidad de salud global y sus socios deberán promover nuevas estrategias que den cuenta de la situación creada por el COVID-19. Y en este marco la hoja de ruta trazada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el período 2020-2030 define una línea de trabajo que desde mi perspectiva resulta apropiada: dejar de lado los enfoques verticales específicos de una enfermedad para desplegar estrategias horizontales, lo que en definitiva implica fortalecer el sistema de atención primaria”.

Infobae – Nota completa

Te puede interesar

Ene, 2020

“Outbreak: Epidemias en un mundo conectado”

La muestra llegó a la Argentina de la mano de Mundo Sano y a partir del 20 de enero se expondrá en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, Misiones. “Outbreak: Epidemias en un mundo conectado” está integrada por 22 paneles y gira en torno a cuatro temas: orígenes de los brotes de las enfermedades, detención […]

Ver más >
Abr, 2019

Presentamos la campaña “Ningún bebé con Chagas”

La campaña “Ningún bebé con Chagas” asume el compromiso de visibilizar esta enfermedad injusta para lograr que todos los bebés nacidos con Chagas, contraído por transmisión durante el embarazo de su madre infectada, y todas las mujeres en edad fértil accedan al diagnóstico y al tratamiento. Gracias a los progresos en el control vectorial y […]

Ver más >
Mundo Sano en los medios

Tras el récord histórico de dengue, preocupa su regreso en verano cuando todavía no esté la vacuna contra el coronavirus

 

En el Día Mundial del Dengue, los expertos afirman que la enfermedad transmitida por el mosquito sola hace colapsar los sistemas sanitarios y afirman que el invierno es ideal para combatir huevos y larvas

El triste récord histórico de dengue que tuvo la Argentina esta temporada 2019/2020, preocupa a los especialistas por su posible convivencia o sindemia con el nuevo coronavirus y la enfermedad COVID-19 que genera.

Y es que, si bien en este 2020 las dos enfermedades convivieron durante algunas semanas, es preciso señalar que en febrero cuando había récord de personas positivas de dengue, el coronavirus no había llegado a la Argentina. Y en los meses siguientes, el brote por el SARS-CoV-2 generaba pocos contagios medidos en cientos de personas diarias. No en miles como ahora y como posiblemente suceda en el verano 2021, cuando aún no esté lista o distribuida la vacuna en forma masiva para frenar la pandemia.

Según el último Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud de la Nación, publicado el 20 de agosto último, con información proveniente del Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud hasta el día 25 de julio de 2020, en Argentina, para la temporada 2019-2020, hubo 96.454 casos con sospecha de dengue. Se registraron 56.293 casos de dengue (entre probables y confirmados por laboratorio o nexo epidemiológico) sin antecedente de viaje, 1.498 con antecedente de viaje al exterior u a otras provincias y otros 1.098 cuyo lugar de adquisición se encuentra aún en investigación. En la presente temporada se registró la presencia de 3 serotipos. De los casos serotipificados el 72% correspondió a DEN-1, 26% a DEN-4 y 2% DEN-2.

Además, hubo 26 personas fallecidas con pruebas positivas para dengue y otras 8 se encuentran en investigación (casos con sospecha de dengue, pero sin pruebas de laboratorio positivas) hasta el 25/07/2020. De los 26 fallecidos que registran pruebas positivas para dengue 9 eran mujeres y 17 varones, con edades entre 14 y 88 años y una mediana de 57 años.

¿Y por qué fue una temporada récord de dengue? “Si analizamos por temporada, se puede observar que en la presente se ha superado, desde la SE 14 el número de casos registrado en la temporada 2015-2016, en la cual se había registrado el mayor número en la historia del país hasta ese momento con 41.749 casos. Con lo cual, en 2019-2020 se ha atravesado el brote de dengue de mayor magnitud que se haya registrado hasta el momento en Argentina con 58.889, superando casi por un 40,5% los casos acumulados comparados con dicha temporada”, explican desde la cartera sanitaria nacional.

Si se lo mide en casos por año calendario, en las primeras 30 semanas de 2020 se registraron 58.319 casos mientras que en 2016 se registraron 40.810 casos para el mismo período.

En cuanto a la distribución por edad, la población en edad económicamente activa fue la más afectada en la presente temporada. La franja de 20 a 34 años presenta el mayor número de casos y la tasa de incidencia más elevada, seguido por las franjas de 35 a 44 años y 10 a 19 años. Las tres muestran tasas mayores a la de la población general que llega hasta el momento a 132,4 casos cada 100 mil habitantes.

Preocupación por la sindemia con COVID-19

“En el mundo de las enfermedades transmisibles, el dengue era conocido por ser una enfermedad capaz de generar un colapso en el sistema de salud. Es algo muy conocido y hay muchos tristes ejemplos en países de Latinoamérica en los últimos años. Ahora, con la experiencia del COVID-19 en varios países, sabemos lo que puede significar quedarse sin una respuesta desde el sector de salud. Por eso, nuestra preocupación por la conjunción del virus con el dengue este verano”, explicó a InfobaeMarcelo Abril, biólogo y Director Ejecutivo de Fundación Mundo Sano.

“Por eso, aprovechamos este Día Internacional del Dengue, para advertirle a la población la importancia de concientizar sobre esta enfermedad y promover medidas para evitar la reproducción del mosquito transmisor de la enfermedad. Sin mosquitos no hay dengue. Así de simple. Y ante el nuevo escenario del coronavirus, es muy importante lo que podamos hacer en pos de evitar la saturación de camas en los centros de salud”, agregó Abril.

El experto recordó que esta fecha internacional cae en nuestro país hacia el final del invierno, que es el mejor momento para comenzar a trabajar para descacharrizar, limpiar los recipientes que alberguen agua residual donde hay huevos o larvas del mosquito, a fin de llegar al verano sin dengue. Este es el momento para hacer el ordenamiento ambiental, necesario y reforzar las campañas y estrategias en municipios y provincias.

El Centro Nacional de Diagnóstico e Investigación de Endemoepidemias precisó esta semana que los huevos depositados por el mosquito vector sobreviven al frío invernal en el agua y que, por ello, es necesario descacharrizar para evitar que esas larvas se reactiven con el calor de la primavera.

“Hay una percepción de que sólo tenemos Aedes en tiempos cálidos. La semana pasada hizo calor y tenemos cría activa de estos mosquitos, pero en los momentos fríos convivimos con ejemplares en estadio de huevo y sería muy interesante, aprovechando el confinamiento por el coronavirus, que identifiquemos estos lugares para limpiarlos y quitarlos de los lugares donde puedan volver a acumular el agua”, puntualizó la directora de ese centro de investigación dependiente del ANLIS-Malbrán, Soledad Santini.

De acuerdo a los mosquitólogos, evitar que esas larvas se conviertan en mosquitos adultos con el retorno del calor supondrá una menor circulación del insecto y una necesidad menor de usar insecticidas. Es que la eficacia de este tipo de venenos está en duda: al igual que sucede con los medicamentos, generan “resistencia” y además afectan a otras especies.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tercera parte de los habitantes del planeta están en riesgo de contraer Dengue. Cada año se presentan cerca de 390 millones de casos en el mundo, de los cuales 500 mil corresponden a Dengue grave con alrededor de 25 mil muertes.

El Dengue es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti (cabe destacar que no se transmite de persona a persona, ni a través de objetos o de la leche materna). A su vez, las personas afectadas, sintomáticas y asintomáticas, son las portadoras y multiplicadoras principales de los virus.

El Aedes aegypti se cría en recipientes no muy profundos que acumulan agua. Cuando las hembras del mosquito encuentran estos cuerpos de agua quieta, generalmente limpia, colocan sus huevos allí. Por eso es imprescindible, para prevenir la propagación del virus del dengue, adoptar medidas de ordenamiento e higiene ambiental y evitar la acumulación de agua en recipientes tales como bebederos de mascotas, depósitos de agua de los aires acondicionados, piletas de lona con poca agua, tanques de agua mal tapados, canaletas obstruidas, floreros, porta macetas y neumáticos, entre otros.

“Durante mucho tiempo, el dengue fue considerado una enfermedad que se desarrollaba sólo en ‘zonas tropicales’, sin embargo, la realidad nos muestra que en la actualidad la presencia del mosquito transmisor se da en gran parte del territorio argentino, y que podemos encontrar criaderos activos en muchos lugares y durante varios meses del año”, expresó Abril, que comentó que desde hace muchos años Mundo Sano trabaja con esta temática junto a municipios, haciendo estudios y prevención de la enfermedad en todo el país, especialmente en sus sedes ubicadas en Puerto Iguazú, Misiones, Clorinda en Formosa, y Tartagal, en Salta.

Y agregó: “Hoy podemos decir que el dengue es un problema no solo presente en la región norte de nuestro país, se ha expandido y consolidado en todo el sector central, incluyendo las grandes las provincias más pobladas como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y también, desde luego, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Este año, el Consejo Publicitario Argentino, con el asesoramiento de Fundación Mundo Sano y la creatividad de Agencias Independientes (Ai), desarrolló una campaña bajo el concepto “Que te piquen las ganas de prevenir el Dengue”.

El objetivo de la misma es concientizar sobre esta enfermedad que afecta por igual tanto al norte y centro de nuestro país, incluyendo a buena parte de la provincia de Buenos Aires y a la totalidad del AMBA, con consecuencias para la salud de quienes la padecen.

Infobae – Nota completa 

Te puede interesar

Ene, 2020

“Outbreak: Epidemias en un mundo conectado”

La muestra llegó a la Argentina de la mano de Mundo Sano y a partir del 20 de enero se expondrá en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, Misiones. “Outbreak: Epidemias en un mundo conectado” está integrada por 22 paneles y gira en torno a cuatro temas: orígenes de los brotes de las enfermedades, detención […]

Ver más >
Abr, 2019

Presentamos la campaña “Ningún bebé con Chagas”

La campaña “Ningún bebé con Chagas” asume el compromiso de visibilizar esta enfermedad injusta para lograr que todos los bebés nacidos con Chagas, contraído por transmisión durante el embarazo de su madre infectada, y todas las mujeres en edad fértil accedan al diagnóstico y al tratamiento. Gracias a los progresos en el control vectorial y […]

Ver más >
Noticias de Mundo Sano

Campaña Dengue

 

Con motivo del Día Internacional contra el Dengue (26 de agosto), el Consejo Publicitario Argentino, con el asesoramiento de la Fundación Mundo Sano y creatividad de Agencias Independientes (Ai), realizó una campaña para concientizar sobre esta enfermedad y promover medidas para evitar la reproducción del mosquito transmisor.

Buenos Aires, agosto de 2020. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la tercera parte de los habitantes del planeta están en riesgo de contraer Dengue. Cada año se presentan cerca de 390 millones de casos en el mundo, de los cuales 500 mil corresponden a Dengue grave con alrededor de 25 mil muertes. En Argentina, la temporada verano-otoño 2019-2020 fue la de mayor cantidad de casos de la historia y mayor número de fallecidos.

Por eso, el Consejo Publicitario Argentino, con el asesoramiento de Fundación Mundo Sano y la creatividad de Agencias Independientes (Ai), desarrolló una campaña bajo el concepto Que te piquen las ganas de prevenir el Dengue, con el objetivo de concientizar sobre esta enfermedad que afecta por igual tanto al norte y centro de nuestro país, incluyendo a buena parte de la provincia de Buenos Aires y a la totalidad del AMBA, con consecuencias para la salud de quienes la padecen.

El Dengue es una enfermedad viral que se transmite a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti (cabe destacar que no se transmite de persona a persona, ni a través de objetos o de la leche materna). A su vez, las personas afectadas, sintomáticas y asintomáticas, son las portadoras y multiplicadoras principales de los virus.

“Durante mucho tiempo, el Dengue fue considerado una enfermedad que se desarrollaba sólo en ‘zonas tropicales, sin embargo la realidad nos muestra que en la actualidad la presencia del mosquito transmisor se da en gran parte del territorio argentino, y que podemos encontrar criaderos activos en muchos lugares y durante varios meses del año”, expresó Marcelo Abril, Director Ejecutivo de Mundo Sano.

“Hoy podemos decir que el dengue es un problema no solo presente en la región norte de nuestro país, se ha expandido y consolidado en todo el sector central, incluyendo las grandes las provincias más pobladas como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y también, desde luego, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, destacó.

El Aedes aegypti se cría en recipientes no muy profundos que acumulan agua. Cuando las hembras del mosquito Aedes aegypti encuentran estos cuerpos de agua quieta, generalmente limpia, colocan sus huevos allí. Por eso es imprescindible, para prevenir la propagación del virus del dengue, adoptar medidas de ordenamiento e higiene ambiental y evitar la acumulación de  agua en recipientes tales como bebederos de mascotas, depósitos de agua de los aires acondicionados, piletas de lona con poca agua, tanques de agua mal tapados, canaletas obstruidas, floreros, porta macetas y neumáticos, entre otros.

“Es muy importante para el Consejo Publicitario poder impulsar esta iniciativa para reforzar mensajes de prevención porque el dengue es un tema que requiere de la participación de toda la población. Queremos agradecer muy especialmente a Agencias Independientes por sumarse a este proyecto y a Mundo Sano por su apoyo técnico.” dijo Mariano Pasik, Presidente del Consejo Publicitario Argentino.

Para más información sobre el tema: dengue.mundosano.org 

Te puede interesar

Ene, 2020

“Outbreak: Epidemias en un mundo conectado”

La muestra llegó a la Argentina de la mano de Mundo Sano y a partir del 20 de enero se expondrá en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, Misiones. “Outbreak: Epidemias en un mundo conectado” está integrada por 22 paneles y gira en torno a cuatro temas: orígenes de los brotes de las enfermedades, detención […]

Ver más >
Abr, 2019

Presentamos la campaña “Ningún bebé con Chagas”

La campaña “Ningún bebé con Chagas” asume el compromiso de visibilizar esta enfermedad injusta para lograr que todos los bebés nacidos con Chagas, contraído por transmisión durante el embarazo de su madre infectada, y todas las mujeres en edad fértil accedan al diagnóstico y al tratamiento. Gracias a los progresos en el control vectorial y […]

Ver más >
Noticias de Mundo Sano

Las enfermedades desatendidas en tiempos de coronavirus

 

Así como en medio de la pandemia por el COVID-19 la Organización Mundial de la Salud pidió no perder de vista al dengue en la Región de las Américas, hizo lo propio con el mal de chagas al recomendar a los gobiernos realizar esfuerzos para no desatender los servicios esenciales, tratamientos y distribución de medicamentos para las enfermedades infecciosas desatendidas como el chagas. Al respecto opinó para Télam Silvia Gold, bioquímica de la Universidad Buenos Aires (UBA), presidenta de la Fundación Mundo Sano y fundadora del Grupo Insud.

La pandemia de Covid-19 ha transformado el mundo de un modo tan profundo que todo tendrá que ser repensado. Ha impactado en la economía, en la sociedad, en la psicología, en la educación. Y obviamente en la salud.

En primer lugar, por supuesto, por su efecto directo y específico: cerca de 20 millones de infectados y más de 700 mil muertos. Pero además, secundariamente, la pandemia ha impactado en todos los programas de salud. La combinación del colapso de los sistemas sanitarios, el confinamiento y el temor de muchas personas a acudir a los centros de salud hizo que dejaran de atenderse enfermedades severas como infartos, accidentes cerebrovasculares o tratamientos oncológicos, pero también que se descuidaran los controles preventivos regulares.

En este contexto de crisis sanitaria general, una cuestión que a menudo se pasa por alto es el impacto en las enfermedades que ya en la “vieja normalidad” llamábamos desatendidas, aquellas que se ven postergadas en las prioridades de la salud pública porque los afectados, pertenecientes a grupos sociales vulnerables, carecen de influencia política: la más conocida en Argentina es la enfermedad de Chagas.

El efecto sobre estas enfermedades es múltiple. En primer lugar, se reducirá el presupuesto disponible para atenderlas: el coronavirus absorbe buena parte de los recursos, que además pueden disminuir como resultado de la crisis económica. Pero además es probable que, dado el estado de conmoción generado por la pandemia, el espacio de atención en la agenda pública se reduzca todavía más. El panorama es dramático.

Sin embargo, las grandes crisis generan también grandes esperanzas. La necesidad es muchas veces el motor del crecimiento. Para construir la “nueva normalidad”, la comunidad de salud global y sus socios deberán promover nuevas estrategias que den cuenta de la situación creada por el Covid-19. Y en este marco la hoja de ruta trazada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el período 2020-2030 define una línea de trabajo que desde mi perspectiva resulta apropiada: dejar de lado los enfoques verticales específicos de una enfermedad para desplegar estrategias horizontales, lo que en definitiva implica fortalecer el sistema de atención primaria.

En los últimos años, en efecto, tanto en Argentina como en otros países las enfermedades olvidadas se encararon a partir de programas específicos, como el Programa Nacional de Chagas. Este enfoque tiene ventajas en cuanto al conocimiento técnico y el desarrollo de procesos médicos y científicos, pero resulta ineficiente desde el punto de vista del aprovechamiento de los recursos humanos, logísticos y económicos. En un momento de crisis como el actual es necesario dejar de lado las estrategias fragmentadas y avanzar en una mayor integración de programas y en un refuerzo del primer nivel de atención, junto a la mejora de las condiciones de agua, saneamiento e higiene. Por supuesto, también de vivienda y educación.

De otro modo, corremos el riesgo de que se agrave aún más el impacto de estas enfermedades, que son las enfermedades de la pobreza y que a la vez generan más pobreza, impidiendo no solo el bienestar de muchas personas sino el progreso y el desarrollo de toda la sociedad. En un momento en el que todo se está repensando, creemos que es posible renovar las estrategias, buscando eficiencia y midiendo el impacto real de las políticas, y confiamos en que ésta será la dirección en la que vamos a avanzar.

Telam – Nota completa

Te puede interesar

Ene, 2020

“Outbreak: Epidemias en un mundo conectado”

La muestra llegó a la Argentina de la mano de Mundo Sano y a partir del 20 de enero se expondrá en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, Misiones. “Outbreak: Epidemias en un mundo conectado” está integrada por 22 paneles y gira en torno a cuatro temas: orígenes de los brotes de las enfermedades, detención […]

Ver más >
Abr, 2019

Presentamos la campaña “Ningún bebé con Chagas”

La campaña “Ningún bebé con Chagas” asume el compromiso de visibilizar esta enfermedad injusta para lograr que todos los bebés nacidos con Chagas, contraído por transmisión durante el embarazo de su madre infectada, y todas las mujeres en edad fértil accedan al diagnóstico y al tratamiento. Gracias a los progresos en el control vectorial y […]

Ver más >
Noticias de Mundo Sano

Mundo Sano recibe el IPRA Golden World Awards por el proyecto “Triple Frontera del Chaco Salteño”

 

El Proyecto “Unidos por la Salud Materno Infantil en la Triple Frontera del Chaco Salteño”, fue galardonado con el Golden World Awards en la categoría Campaña de Organizaciones no Gubernamentales (ONG) por la Asociación de Relaciones Públicas Internacionales (IPRA), una red global que tiene como objetivo el desarrollo de la comunicación abierta y la práctica ética de las relaciones públicas y es reconocida por las Naciones Unidas.

“Triple Frontera del Chaco Salteño” es un proyecto que Mundo Sano lleva a cabo junto a la Asociación para el Desarrollo Sanitario Regional (ADESAR) con el objetivo de contribuir a eliminar la transmisión materno-infantil de la enfermedad de Chagas, la infección por el VIH, la sífilis y la hepatitis B, siguiendo los lineamientos de la estrategia ETMI-Plus de la Organización Panamericana de la Salud.

Desde su implementación, en 2018, permitió atender a más de 1.100 embarazadas y 49 recién nacidos y 129 hijos preexistentes. Asimismo, cada año se realizan 6 operativos a cargo de un equipo de 30 personas, en los que incluyen profesionales de la salud y colaboradores locales.

El proyecto ayuda a fortalecer y complementar las capacidades sanitarias en la región fronteriza de Argentina, Bolivia y Paraguay y está destinado a embarazadas, puérperas, recién nacidos, lactantes y grupos familiares de las localidades de Santa Victoria Este (Salta, Argentina), Crevaux y D’Orbigny (Gran Chaco, Bolivia) y Pozo Hondo y San Agustín (Boquerón, Paraguay) donde residen unas 23.000 personas, en su mayoría pertenecientes a pueblos originarios.

Te puede interesar

Ene, 2020

“Outbreak: Epidemias en un mundo conectado”

La muestra llegó a la Argentina de la mano de Mundo Sano y a partir del 20 de enero se expondrá en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, Misiones. “Outbreak: Epidemias en un mundo conectado” está integrada por 22 paneles y gira en torno a cuatro temas: orígenes de los brotes de las enfermedades, detención […]

Ver más >
Abr, 2019

Presentamos la campaña “Ningún bebé con Chagas”

La campaña “Ningún bebé con Chagas” asume el compromiso de visibilizar esta enfermedad injusta para lograr que todos los bebés nacidos con Chagas, contraído por transmisión durante el embarazo de su madre infectada, y todas las mujeres en edad fértil accedan al diagnóstico y al tratamiento. Gracias a los progresos en el control vectorial y […]

Ver más >